¿Qué es un ecotianguis y dónde puedo encontrarlos en la CDMX?

Desde hace unos años el concepto orgánico se ha convertido aparentemente en una moda absurda totalmente centralizada. En colonias “trendy” como la Roma, Condesa o Polanco comenzamos a escuchar de lugares donde sus practicas se basaban en filosofías del veganismo, productos orgánicos, ecofriendly y movimientos como el Zero Waste. Estas tendencias tan centralizadas han sufrido evoluciones que terminaron en distintas vertientes que deberían generar un poco de consciencia ecológica respecto al impacto ambiental que estamos produciendo día con día.

Situaciones como la globalización y el consumismo nos están llevando a una decadencia social, los vegetales de escaparate que compramos en los supermercados son una broma, los precios se inflan cada vez más y nada nos garantiza la calidad real de los productos que compramos. Lo interesante es saber que aún quedan opciones para llevar una vida sana y sustentable, otras formas de ser mucho más amigable con el medio ambiente. Y tú, ¿sigues haciendo el super o eres del team ecotianguis?

La idea de hacer las compras de manera robotizada en una de esas tiendas de cadena nos hace seres aburridos y alienados. La mayoría de las veces los productos son importados, no respetan las reglas de sanidad y no son tan frescos como parecen, pues están sometidos a practicas dudosas para verse perfectos. A diferencia de estos, en México la tradición del mercado y el tianguis va más allá del terreno cultural, es un acercamiento a nuestras raíces, consumir lo que viene de la tierra e interactuar directamente con sus productores para cumplir el ciclo de cultivo y conseguirlo a un precio junto, eso es un ecotianguis o mercado orgánico.

En la CDMX se han arraigado de un modo mucho más fluido este tipo de costumbres, ha sido difícil llegar por el lado de la sensibilidad y la concientización ambiental, pero de una u otra forma estos lugares se han vuelto #hotspots para llevar una vida mucho más saludable. Un mosaico de colores y texturas, manos mexicanas, consumos responsables y el inigualable ¿Qué va a llevar, güerita? no se compara con ningún Walmart o Soriana. Los ecotianguis no son simples mercados locales, son una experiencia plagada de cultura y buena vibra que no puedes perderte.

Mercado El 100

Orizaba esq. Antonio M. Anza, Roma (Plaza del Lanzador) | Domingos 10-14

Este mercado orgánico nació en octubre de 2010 en la colonia Roma, más de doscientos cincuenta productores de diversos estados como Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Querétaro y Tlaxcala se convocan para compartir su filosofía de venta: local, sano, rico, justo y limpio. Cuentan con productos totalmente orgánicos de chinampa, granjas y hortalizas. Aquí podrás encontrar quesos de cabra y oveja, carnes de codorniz, conejo y pavo, tamales, cereales y leguminosas, miel, mermelada, huevos y productos de soya, entre otros.

Tianguis Orgánico Itinerante

Tal y como su nombre lo dice, este ecotianguis es totalmente itinerante. Cada edición es un viaje diferente organizado por Ambienta Yoga, aquí además de encontrar expositores de pavo, café, leche, queso, huevo y verduras orgánicas, podrás tener un acercamiento con aroma terapia artesanal y comprar ropa fabricada con pet y materiales reciclados. La idea central de este Tianguis Orgánico Itinerante es crear espacios donde se puedan conseguir productos orgánicos a precios justos.

Tianguis Orgánico Bosque de Agua

Nicolás San Juan 616, Del Valle | Domingos 10-15

El Tianguis Orgánico Bosque de Agua no es un mercado convencional, es también un foro de difusión para las personas que trabajan en temas de salud y alimentación. Nació en 2006 en Metepec para extenderse después a Toluca y Querétaro y en 2013 instalarse en la colonia Del Valle. Es un espacio que pretende restaurar la interacción entre productores y consumidores para evitar la inflación de los precios. Ofrece deliciosos desayunos orgánicos y artículos biodegradables para el hogar así como frutas y vegetales frescos, productos de coco, café, miel, semillas y mucho más.

 

Deja un comentario