La oscuridad en la ilustración de Miroslava Cardamomo

 Por Monserrat Ramírez

Nos adentramos en el imaginario de Miroslava del Colectivo Cardamomo  donde encontramos seres únicos y situaciones oscuras en las que, la sensación de tenebrosidad toma protagonismo en temas como la vida, la muerte y la realidad, mismos que se mezclan para hacer posibles retratos que sólo podremos ver con su estilo, trazos finos y sombras que cuentan historias crueles y verdaderas.

¿Cuál es tu inspiración?

“Lo que tratamos no ver, las cosas que nos incomodan o despreciamos” contesta Miroslava.

Su trabajo como artista emergente, como ella lo describe son “Fantasmas cotidianos”, basta ver cada una de sus piezas para adentrarnos en un mundo nuevo, sin embargo, muy identificable para nuestros ojos cada vez que nos acercamos a él.

Al preguntarle por su proceso creativo, nos mencionó:

“Es como una nausea. Como lombrices que siento en el estómago, que no paran de molestar hasta que me pongo a hacer algo, ilustración o pintura o lo que sea. Nunca sé en qué momento se adhieren a mí las ideas, en conclusión, no sé si sea un proceso si quiera. Sólo es algo que pasa.

Dicho de otra forma, el encanto dentro de su ilustración es parte de la espontaneidad de cada una de sus escenas, llenas de vibras exponenciales y especiales.

Como parte del día a día, su parte favorita radica en “sentarse en silencio y no pensar en nada”, lo cual hace a cada una de sus obras piezas que surgen del silencio y de las emociones ocultas de su interior hacia el universo.

Para Miroslava, la ilustración es “una herramienta de comunicación intrapersonal que termina por acercar al mundo con el ilustrador/artista. Considera que, es indispensable para contar historias, para enmarcar manifiestos y gritar lo que no nos gusta y lo que amamos.”

México necesita contadores de historias que retraten los sentires y cómo ella lo dice: “México siempre necesita que sus historias sean contadas”.

Deja un comentario