Manifiesto para una generación “perdida”

¿Qué es lo que desalienta a una generación?, ¿qué es lo que la mantiene adelante? Sin basarse en la creencia de que hay algún ideal en común que los une. Cuando funciona totalmente al revés, es más como un espejismo que refracta lo que realmente están frenados a pensar o a sentir. 

 Una relación que podría considerarse en directa sintonía con el tiempo, esa línea que mantiene con las demás generaciones. La que apresa la conciencia colectiva y la margina en un núcleo imparcial de indiferencia y desprecio al detalle sobre las cosas. O todo lo contrario, se orillan al grito, ese que diversifica la esencia de lo que realmente es importante. A la expansión de lo tolerado. A causar ruido, desafinar las variantes y encabezar la más incoherente anomalía que pueda propiciarse en la vida. Porque el sufrimiento que abarcaba la genialidad de lo abstracto no se comprende; se mantiene bajo la sombra se lo que funciona como simple.

Manifiesto de una conciencia perdida
Imagen de Jesse Draxler | @jessedraxler

Las bocas que escupen, las que improvisan formas de entablar toda clase de diálogos complejos y sin sentido. Ellos son los que escuchan, resquebrajado, el tiempo derretirse sobre las paredes de cualquier lugar húmedo de la noche. Como si los gritos de lo obsceno repasaran tintineantes un recuerdo de que todo lo que se apodera de la mente termina siendo absurdo. Que después de tanto preservar la calma, lo que más persiste es destruir los acuerdos comunes y salir imparcial del límite de lo permitido. 

Son las notas altas que desafinan en el oído de quien necesita improvisar. Porque todo lo que había entendido como propio, se presenta a él de pronto como ajeno. Una fuerte interrogación, violenta con la manera de transgredir lo que se pensaba y entendía como cierto. Al final termina siendo una simple ilusión. El elixir de quienes mantienen la esperanza de respirar discursos y creencias falsas.

Manifiesto de una conciencia perdida
Imagen de Jesse Draxler | @jessedraxler
Imágenes de Jesse Draxler | @jessedraxler

Deja un comentario